HISTORIA

Allá por el año 1947, el fundador de la empresa, David Moran Martínez junto a su esposa Josefina Samper Marco, deciden labrar su futuro y se instalan en Antequera provincia de Málaga, donde comienzan montando un almacén dedicado a la venta de pieles, cueros, fornituras, herramientas y utensilios para trabajar con la piel, bautizado con el nombre de “Almacén de Curtidos David Moran”. El cuero, por aquel entonces, era un material de primera necesidad, pues era vital como materia prima para dos sectores primordiales: El calzado, elaborado artesanalmente por los Zapateros, y El campo, ya que el cuero hacía posible la conjunción entre los aperos de labranza o simplemente de transporte y las bestias o animales que ejercían de tiro de estos, todo ello a través de confección artesanal de los elementos necesarios, y que tres familias de artesanos estaban dedicados en exclusiva a estos menesteres; Guarnicioneros, Talabarteros, y Alabarderos. Así mismo también existían otros artesanos de aquella época que demandaban dicho material, como eran Marroquineros, Tapiceros, y en general artesanos de la piel. Pero como en todo, el devenir del tiempo, y la creatividad del hombre, van generando una evolución irremediable, que en este sector será crucial, pues supone un descenso alarmante e importante de los artesanos en general, y es que a partir de la década de los 60 llega a España de una forma generalizada, la industria del calzado, con ello nacen y se desarrollan las tiendas de calzados, y agonizan los artesanos zapateros teniendo que transformarse la mayoría de ellos en zapateros remendones. Aquellos años fueron duros y difíciles para el sector y como no para nuestra empresa, pero gracias a su aquilatada y personalizada gestión, pues era una empresa pequeña de carácter muy familiar, se pudo resistir aquel envite. Como era de esperar muchos de nuestros clientes fueron cerrando, quedando un reducido y disperso grupo de artesanos zapateros que aún mantenían viva su clientela, gracias fundamentalmente al boto campero, mientras la gran mayoría de ellos se fueron transformando hasta llegar a otro concepto muy distinto al zapatero remendón, pequeños empresarios dedicados al comercio y la manipulación manual “La Tienda de la Reparación de Calzado”.

Durante toda la década de los 70 y los 80 la empresa extendía su actividad fundamentalmente en las provincias Andaluzas más cercanas y fronterizas a la malagueña.

Fue en el año 1986 cuando su fundador D. David Morán dada su edad avanzada, se plantea su futuro y el de la empresa, , y de forma fortuitamente necesaria, conecta con su sobrino Amadeo Morán con quien mantuvo una estrecha relación, hasta el punto de transformar la empresa en una sociedad anónima, con el único fin de hacer participe en una pequeña parte. Ello supuso aire renovador para la empresa, quien implantó un organigrama nuevo dentro de esta, y como no también nuevos retos y objetivos, basándose siempre en el equipo humano inicial. Lógicamente entre los objetivos a cumplir estaba el más ambicioso, subir la venta a través del crecimiento del área de influencia, pasando como primer paso a trabajar toda Andalucía, para posteriormente dar el salto a nivel nacional. Pero esto no podía ser posible solamente a base de mayor empleo, había que plantearse el crecimiento de la infraestructura de almacenamiento y servicio, y en el año 1992 se realiza la compra de los terrenos que albergará la actual base de operaciones en el polígono industrial de Antequera. En el año 1994 se acometen las obras y en noviembre de ese mismo año se traslada la actividad empresarial a las nuevas instalaciones. Sin embargo a pesar de imprimir un nuevo ritmo a la empresa, se sabía que hacía falta abarcar más gestión si se quería crecer más sólidamente, ya que el próximo objetivo estaba marcado, la comercialización de los productos fuera de nuestras fronteras. Y es en 1996 cuando el hermano, Amable Moran se incorpora a la gestión de la empresa, y comienza un duro y laborioso camino de internacionalización de esta, a demás de acelerar el ritmo de crecimiento iniciado anteriormente. En la actualidad la empresa David Morán, S.A., cuenta con un gran equipo formado por 22 profesionales, que hacen posible que estemos presentes en todo el mundo, que hacen posible la excelente relación de calidad-producto-servicio, todo ello bajo el lema de la empresa “Ilusión y Esfuerzo”. y servicios enfocados al calzado en su más amplia extensión, desde la compleja elaboración artesanal a la reparación del calzado. Así actuamos en nuestro mercado como: almacén de pieles, distribuidor de artículos para el calzado, suministros de materiales para la industria zapatera, almacén de artículos para la reparación del calzado, suministros para los artesanos de la piel, almacén de curtidos, suministros de artículos para la ortopedia, distribución de maquinas para la reparación de calzado, como banco de finisaje, maquinas de coser, prensas, y demás.